Textos

De la misma categoría:

No olvides visitar...

¿Cómo solicitar servicios?

En el perfil de cada propuesta de trabajo se encuentra, a pie de página, un formulario de solicitud.

Lista de correo

Apúntate para recibir nuestras noticias por email.

Colabora con nosotros

Si te interesa nuestro proyecto de trabajo, y quieres colaborar con nosotros, haz click aquí.

Enlaces de interés

Algunas imágenes

 

Onírico Retrato Social (Madrid, días de 1977). Por Olmo MJ

Texto escrito por:  Olmo M J


"Este texto ha aparecido en el interior de un archivero que ha estado a punto de ser enviado, con todo su contenido, al cubo para depositar papeles inútiles.
Está escrito en folios -que no DINA3, formato que no se había implantado aún en 1977-, hoy deliciosamente amarillentos, con una máquina de escribir Remington Standard 12, que ya era antigua en aquel entonces; no se usó corrector, ni líquido ni de otro tipo... resultaba demasiado caro.
Quizá lo más prudente hubiera sido dejar que esos folios mal grapados siguieran la senda del reciclaje, perdiéndose su contenido en el proceso a que son sometidos papeles y cartones recuperables...

"...Pero quizá, por otra parte, tenga algo de interés... aunque la fecha de caducidad -es un decir- le haya dejado un tanto anticuado y la nube de nihilismo que lo envuelve disipe más de una esperanza.
No obstante, lo colgamos en la Red, aunque sólo sea por aquello de que unos cuantos Kb no son nada entre los mega-giga-megas que pululan en la Aldea Global de este, todavía nuestro, Planeta Agua...
...Y lo mismo alguien se detiene a leerlo, quién sabe; ahora bien, en ese caso, habría que retrotraerse virtualmente a finales de los años 70 del pasado siglo XX, a aquellos días de cambio y esperanza... de renovación en lo político, lo social y, por ende, en lo personal..."


Hoy, en 2008, han transcurrido más de 30 años de aquellos días y de aquella historieta -onírico retrato-, un tanto pueril; sin embargo, cabe preguntarse, ¿es un texto realmente obsoleto?


Para leer este relato corto, sólo hay que hacer click en la pestaña contigua "Descargar programa"


Primeras páginas


Anochecía.

La ciudad estaba llena de vida: las calles atestadas de gente, ruidos y coches. Los letreros de los almacenes hiper competían en colorido y originalidad, y, como todos los principios de mes, la gente atiborraba todo tipo de comercios comprando cosas tan exóticas como poco útiles, aunque para aquellas personas parecían de primera necesidad.

Por estas fechas, también se pagaban los plazos de los electrodomésticos, del coche y de otros bienes, correspondientes al mes en curso, y, por esos y otros motivos, los dos o tres primeros días de cada mes se consideraban como una fiesta; todo el mundo tenía dinero fresco y acababa de pagar las deudas, que, afortunadamente, son, en realidad, sólamente el precio que cada uno pagaba por su minúscula cuota de felicidad y bienestar.

Añadiré, además, que para mayor alegría y regocijo de todos, las autoridades de la ciudad se identificaban -cómo no- con ese sentir popular y organizaban diversos actos con el fin de conmemorar esos días tan señalados.

Solicitar este texto completo