Textos

De la misma categoría:

No olvides visitar...

¿Cómo solicitar servicios?

En el perfil de cada propuesta de trabajo se encuentra, a pie de página, un formulario de solicitud.

Lista de correo

Apúntate para recibir nuestras noticias por email.

Colabora con nosotros

Si te interesa nuestro proyecto de trabajo, y quieres colaborar con nosotros, haz click aquí.

Enlaces de interés

Algunas imágenes

 

La escultura en el Arte Románico

Texto escrito por:  Juan José Lara Peral


H. Stierlin, indagador sobre "Las Razones del Arte" por medio de una extensa e interesante obra, ha escrito lo siguiente sobre los anónimos artistas que nos dejaron su huella en algunos capiteles, arquivoltas, frisos... de los edificios románicos:

Todos los artistas sabían, sin duda, representar la realidad, pero...
..."si no se conforman ya con las proporciones del cuerpo humano es porque semejante concepción no les interesa. Aspiran a crear un mundo representativo, que trasciende las apariencias visibles para llegar a la esencia de los seres"


¿Seguro que puede definirse la escultura románica como un arte menor, infantil -por tosco y desproporcionado- hierático, involucionista, apegado al inmovilismo con que suele etiquetarse el milenio del medievo?
¿O caben otras interpretaciones?

[ Contacto: jjlaraperal@miljardines.es ]


Primeras páginas


"El texto que presentamos aquí plantea una conjetura:
Habitualmente, se describe la Edad Media como un largo, oscuro y violento milenio, pero el Medievo fue, en ciertos aspectos, una etapa fructífera. En el arte, al menos, creemos que sí.

Del mismo modo a los artistas de hace unas décadas "redescubrían" el arte primitivo y, bañándolo con las esencias del surrealismo y el psicoanálisis, lo presentaban como informalismo, cubismo, dadaismo, etc., los escultores románicos -que, salvo alguna rara excepción, no llegaron a crear "esculturas de bulto"- nos remiten con sus obras al fabuloso mundo del estado onírico, creando piezas donde se entremezclan ricos elementos compositivos de fantasías y ensoñaciones con el lenguaje críptico propio de los alquimistas, de quienes poseen la "Llave de los Campos", recordando una de las obras emblemáticas del surrelista André Breton.

Pero no sólo era la piedra, cincelada en tres dimensiones...
...En sus obras, que apenas asoman como decoraciones de orden secundario insertadas en algunos elementos arquitectónicos, tuvieron en cuenta otras dos dimensiones: la Luz y el Tiempo...."


Solicitar este texto completo