Textos

De la misma categoría:

No olvides visitar...

¿Cómo solicitar servicios?

En el perfil de cada propuesta de trabajo se encuentra, a pie de página, un formulario de solicitud.

Lista de correo

Apúntate para recibir nuestras noticias por email.

Colabora con nosotros

Si te interesa nuestro proyecto de trabajo, y quieres colaborar con nosotros, haz click aquí.

Enlaces de interés

Algunas imágenes

 

Cañón de Río Lobos y ermita templaria de San Bartolomé (Ucero. Soria)

Texto escrito por:  Juan José Lara Peral


La senda que transita por el Cañón del Río Lobos es sugerente, tanto por la naturaleza del lugar como por los vestigios que nos han dejado nuestros antepasados.

"El cañón del Río Lobos es fruto de la erosión que las corrientes de agua -tanto superficiales como subterráneas- han hecho en la roca caliza, que es el componente principal de estos suelos y subsuelos.
El hundimiento de algunas zonas -grutas que han sucumbido ante el trabajo de disolución química realizado por el líquido elemento- tiene como consecuencia el karst, que vemos en nuestro camino".

"La ermita tiene planta de cruz latina, con un ábside semicircular.
La fábrica es de sillería, aparejada de manera que no se dispersen las energías que manan de la tierra (una vez dentro del edificio, tienes la sensación de que el templo emerge del interior de Gaia, de Madre Tierra)."

El texto completo se divide en dos partes:
1) Descripción de la Senda
2) Reportaje fotográfico de una excursión en grupo.

Para cualquier información sobre este texto, puedes contactar en la siguiente dirección de correo-e: jjlaraperal@miljardines.es


Primeras páginas


"Nuestro camino, que transcurre junto al menguado Río Lobos -apenas lleva agua, en estos tiempos de sequía-, comienza por un paraje amplio, rodeado de pinos laricios y sabinas -en esta zona podrás encontrar extensos sabinares-, punteado de aromáticas, como tomillo, espliego, cantueso?

Según vamos andando, irán surgiendo a izquierda y derecha los farallones del cañón que lleva al río encajonado, mientras el cauce va estrechando poco a poco; verás que, por momentos, nos sentiremos arropados por el desfiladero del Lobos: en algunos tramos sólo podremos ir, y pocas veces mejor dicho, en fila india".


"Pero la joya -por pequeña y preciosa- de este paseo es la Ermita de Ucero, dedicada por los monjes templarios a San Bartolomé (santo que guarda relación con los mitos de la serpiente, de las sierpes: las huellas).


Construida hacia 1225 sobre otra ermita, que, a su vez, estaba edificada sobre un poblado neolítico, el edificio de los monjes militares del Temple está proyectado según los cánones del románico tardío, con elementos protogóticos, como veremos a continuación..."


Solicitar este texto completo