Actividades

De la misma categoría:

No olvides visitar...

¿Cómo solicitar servicios?

En el perfil de cada propuesta de trabajo se encuentra, a pie de página, un formulario de solicitud.

Lista de correo

Apúntate para recibir nuestras noticias por email.

Colabora con nosotros

Si te interesa nuestro proyecto de trabajo, y quieres colaborar con nosotros, haz click aquí.

Enlaces de interés

Algunas imágenes

 

Hoces del Río Duratón (II). El Priorato de San Frutos y el Monasterio de Nuestra Señora de los Ángeles de la Hoz [Segovia. España]

Actividad organizada por:  Juan José Lara Peral

Objetivo:  


[ Contacto: jjlaraperal@miljardines.es]


En esta ocasión, nuestro camino tiene dos puntos de referencia, ambos situados en un lugar que ya nos es conocido y del que guardamos agradables recuerdos: el impresionante paraje kárstico del Parque Natural de las Hoces del Río Duratón.
Primero visitaremos el Priorato de San Frutos y luego vamos a asomarnos a los escarpes de roca caliza donde se encuentran las ruinas del Monasterio de Nuestra Señora de los Ángeles de la Hoz.

Los orígenes de estos dos pequeños cenobios hay que buscarlos en la génesis misma de los primeros asentamientos humanos por estos lares, miles de años atrás: allá por el Neolítico; se han encontrado vestigios de esa época en la Cueva de Nogaleda, ubicada muy cerca de nuestros dos centros de atención, entre otras.
La tradición eremítica se remonta a aquellas épocas remotas; numerosas cuevas, oquedades y fuentes son testigos mudos de dicha tradición.
Entre ellas, la Cueva de los Siete Altares, lugar que es punto de partida en otra de nuestras excursiones por las Hoces del Río Duratón: la senda que, desde dicho lugar sagrado hasta la localidad de Sepúlveda, va ceñida a la vera del río.


El Monasterio de San Frutos es el homenaje póstumo a hombre singular.
Frutos (642-715) y sus dos hermanos, Valentín y Engracia, renunciaron a la opulenta vida propia de las familias adineradas e invirtieron la herencia de sus bien acomodados padres en el traslado a una cueva de estos solitarios parajes; habían decidido dedicar el resto de sus días a la oración y la vida contemplativa. Siguieron, pues, la costumbre de otros eremitas que, con espíritu anacoreta como ellos, se habían despedido de la vida secular.
Frutos falleció a los 73 años de edad; a él se atribuyen varios milagros y otros portentosos fenómenos.
No se sabe exactamente cuando comenzó a construirse el pequeño convento; sí está documentado que más de trescientos años después de la muerte de Frutos, ya santificado, el rey Alfonso VI (1040-1109) hizo donación del mismo al Monasterio de San Sebastián de Silos, perteneciente a la Orden de San Benito.
Corría el año 1076 y, junto a la donación, Alfonso VI encargó la remodelación de las edificaciones que componían el antiguo cenobio al maestro de obras Michael, quien en 1093 construyó el edificio principal (la iglesia, hoy ermita).


El Monasterio de Nuestra Señora de los Ángeles de la Hoz está a unos pocos kilómetros del Priorato de San Frutos.
La crónica de Fray Felipe Vázquez (1786) narra que, en las inmediaciones de lo que luego fue el cenobio, había una cueva que servía de refugio y recogimiento a un grupo de eremitas cristianos. Posiblemente, por la misma época en que Frutos y sus hermanos llegaron a estos parajes (s. VII - s. VIII), se reunían en dicha morada aquellos eremitas; al parecer, lo hacían bajo la advocación de San Pantaleón (mártir del s. III) y de la Virgen María.
Hacia 1230, los Padres Franciscanos fundaron este convento, tras realizar la obra en sillería de piedra caliza que, a tenor de la orografía del lugar y la dimensión de la misma, se diría que fue trabajo de titanes.


Como complemento a esta actividad, hemos elaborado un texto que documenta aspectos interesantes sobre la misma.
Para cualquier información al respecto, puedes dirigirte a la dirección de contacto que aparece al principio de esta presentación.


Lugar de realización:   Sepúlveda - Villaseca, Segovia.

Distancia a Madrid:   120 km.

Temporada óptima:   Invierno, Otoño, Primavera.

Capacidad máxima:   35 personas.

Duración:   6 h.

Solicitar esta actividad