Actividades

De la misma categoría:

No olvides visitar...

¿Cómo solicitar servicios?

En el perfil de cada propuesta de trabajo se encuentra, a pie de página, un formulario de solicitud.

Lista de correo

Apúntate para recibir nuestras noticias por email.

Colabora con nosotros

Si te interesa nuestro proyecto de trabajo, y quieres colaborar con nosotros, haz click aquí.

Enlaces de interés

Algunas imágenes

 

Quinta de los Molinos. Jardines [Madrid. España]

Actividad organizada por:  Juan José Lara Peral

Objetivo:  


El "nombre de pila" de esta quinta es un homenaje a los molinos de viento; nos referimos a los que se usan para la extracción de agua de acuíferos subterráneos: ingenios mecánicos que también aprovechan la energía eólica para ese fin.


La necesidad de proveer de aguas a este espacio tiene su razón en el deseo del propietario que compró estas tierras y proyectó todos los detalles de esta finca: César Cort Botí.
De profesión arquitecto, quiso tener una quinta de traza similar a las que hay por Alicante, su lugar de origen; un terreno para recreo de su familia y amigos con la premisa de que, además, reprodujese el diseño que caracteriza las fincas agrícolas de las costas mediterráneas.
Por este motivo podemos observar que la Quinta de Los Molinos está parcelada en cuadros, unos de almendros -la mayoría- y otros de olivos, además de algunos otros que, en origen, fueron huertas.

En 1.910 César Corte Botí recibió parte de estas tierras como regalo del conde de Torrearias. Fue en aquel núcleo central donde, en 1925, construiría el Palacete -según los cánones que a principios del s. XX propugnaba el arquitecto Joseph Hoffman- añadiendo, además, otras dependencias; con el tiempo fue comprando terrenos aledaños hasta alcanzar una superficie total de unas 28,5 Hectáreas.
En 1.978 falleció César Port. Cuatro años más tarde, sus herederos llegaron a un acuerdo con el Ayuntamiento de Madrid (cuyo regidor era, a la sazón, Enrique Tierno Galván) con el fin de salvar parte de la finca en su estado original y sacar provecho económico de su herencia.
Así pues, de la superficie total, unas 21 hectáreas se preservaron tal y como las había diseñado César Port y algo más de 7 hectáreas fueron recalificadas como terreno urbanizable, pero con la condición -impuesta por César Port en su testamento- de que, en cualquier caso, se respetasen las plantaciones de almendros.


Como complemento a esta actividad, hemos elaborado un texto que documenta aspectos interesantes sobre la misma.
Para cualquier información al respecto, puedes contactar en la siguiente dirección de correo-e: jjlaraperal@miljardines.es


Lugar de realización:   Madrid, Madrid.

Distancia a Madrid:   0 km.

Temporada óptima:   Primavera.

Capacidad máxima:   35 personas.

Duración:   4 h.

Solicitar esta actividad