04-03-2022. España envía armas a Ucrania, sumándose, junto a otros estados, a la escalada bélica de la guerra ruso-ucraniana

 

FEMEN. Stop Putin's WarEl día 24 de febrero de 2022, sin mediar declaración de guerra, tropas de la Rusia de Vladimir Putin comenzaron a bombardear las principales ciudades de Ucrania con dos objetivos: destruir los puntos estratégicos de dicho estado soberano y masacrar, sin reparo alguno, a la población civil.

Este hecho tiene precedentes, que ubican a Putin en la Historia: los encontramos en dictadores asesinos del siglo XX, como Hitler, Mussolini y Stalin

En un principio, países de la Unión Europea, entre ellos España, Estados Unidos de América, Reino Unido y otros, han respondido a la agresión bélica tomando medidas económicas que pueden afectar tanto a dirigentes del régimen ruso como a las finanzas del estado agresor. Una de ellas, expulsar de SWIFT a siete bancos rusos, pero no a Sberbank y a Gazprombank con el fin de no dificultar las operaciones de compra de gas y petróleo, que tanto necesitan los países europeos.

Y posteriormente, entrando de lleno en una espiral de escalada bélica, han resuelto enviar armamento defensivo y ofensivo a Ucrania.

Para detener esta brutal invasión, ¿profundizar en eficaces medidas financieras y cibernéticas que ahoguen la economía del régimen de Putin, como argumento para negociar un proceso paz aun a riesgo de que tengan efecto boomerang en quienes las impulsan? o ¿aportar armas a un conflicto bélico, retroalimentándolo y alejándolo de una solución pactada inmediata?

Este es un debate que apenas se ha discutido, optando por la segunda vía: «echar leña al fuego», en un incendio cada vez más fuera de control, con consecuencias imprevisibles para la paz mundial.